fbpx
aislamiento térmico y calefacción

Aislamiento térmico y calefacción

La casa es el mejor lugar donde debemos protegernos del frío. Especialmente cuando llega el invierno, queremos disfrutar de la agradable temperatura. Sin embargo, hoy en día, la mayoría de los hogares no cuentan con materiales aislantes de alto nivel, por lo que se desperdicia la mayor parte de la energía que producen. En estos casos, por mucho que aumentemos la calefacción de la casa, seguiremos sintiendo frío porque se desperdicia energía. Además de provocar situaciones desagradables, esto también implica un mayor consumo energético.

El hecho de que el precio del gas y la electricidad esté tan elevado ha provocado que la gente busque todas las maneras posibles para ahorrar energía. Una de esas maneras es el aislamiento térmico.

Una vivienda bien aislada reduce mucho el gasto en calefacción, reduciendo las facturas de electricidad, gas natural, propano canalizado o butano.

¿Cómo aislar una casa del frío haciendo reformas?

La cubierta es uno de los elementos con mayor pérdida energética de la casa. Si tenemos un buen efecto de aislamiento térmico en la cubierta, el ahorro energético puede llegar al 35%. Para ello, nada mejor que utilizar materiales como el poliestireno extruido o XPS. Este material puede protegernos del frío en invierno y del calor en verano.

Otra opción podría ser colocar lana mineral en el techo, que también puede proporcionar una alta dosis de aislamiento acústico en el hogar. La lana mineral es un material económico, por eso se ha convertido en una de las mejores alternativas para proteger la casa del frío.

Las paredes de la casa son otros lugares por donde se escapa la energía de la casa. En este caso, lo ideal es utilizar materiales que no solo aporten aislamiento térmico sino que también nos protejan del ruido externo (porque es más sencillo y económico). Por un lado, la pared exterior ventilada se puede instalar en la vivienda o en el sistema de aislamiento exterior (SATE). Este último está formado por poliestireno extruido y una capa de mortero.

Trucos para no pasar frío en casa

Estos consejos para evitar un resfriado en casa son más económicos que las reformas:

Mantenga su sistema de calefacción en buenas condiciones. Es necesario revisar las tuberías de agua y gas para verificar si el sistema puede funcionar con normalidad en la estación fría. De esta forma, puede asegurarse de que funciona de manera eficiente y no consume energía innecesaria.

Las ventanas de alta calidad y bien selladas pueden reducir las pérdidas de energía doméstica hasta en un 70%. En estos casos, las ventanas con aislamiento térmico y aislamiento de corcho, fibra de vidrio o poliuretano son opciones perfectas.

Mantenga la temperatura de su hogar a 21 grados para obtener una temperatura agradable en el hogar. Cada grado de calefacción adicional puede generar costes adicionales de hasta 35 euros al año.

Apague el termostato por la noche, ventile la casa por la mañana y vuelva a encenderlo.

Alfombras, cortinas y persianas son los elementos que ayudan a aislar y mantener el calor de la casa. Por ejemplo, las cortinas con forro aislante son muy útiles porque pueden evitar la pérdida de calor en invierno.

Los pisos laminados y las alfombras también ayudan a que la temperatura en el hogar sea más agradable.

No coloque muebles o ropa frente al radiador, ya que esto formará una barrera para absorber todo el calor y la habitación no podrá calentarse. Además, en este caso, la calefacción tendrá que realizar un esfuerzo extra para generar energía, incurriendo así en costes.

Los mejores materiales aislantes del frío

Hay muchos materiales que pueden proporcionar el mejor rendimiento térmico para el hogar. Son muy indicados para evitar que el calor de la casa se escape en invierno y entre el calor en verano:

Celulosa: Es uno de los materiales aislantes más utilizados. Además de ser una opción muy económica, también es un material natural respetuoso con el medio ambiente, hecho de papel y cartón reciclados, y altamente ignífugo.

Fibra de vidrio mezclada con gel de sílice: un material barato y no inflamable, pero de difícil instalación.

Lana de roca: este material no se recomienda en zonas con climas muy cálidos.

Corcho: este material es muy eficaz porque puede sellar huecos y es un muy buen material de aislamiento acústico. También es uno de los aislantes térmicos más baratos, aunque ha perdido el favor de la espuma de poliuretano en los últimos años.

Espuma de poliuretano: puede ahorrar enormemente el consumo de energía. Sin embargo, este material se vuelve muy frágil cuando se expone a la luz solar directa y se despega donde se atasca. Poliestireno expandido, muy adecuado para montaje en pared y altamente impermeable. Es un material en forma de losas o bloques, que puede proteger cualquier casa del frío.

¿Estás en Vigo o provincia de Pontevedra? ¿Necesitas aislar tu casa? No dudes en pedirnos un presupuesto de aislamiento térmico sin compromiso llamándonos y si prefieres que te llamemos puedes rellenar el formulario abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.